El objetivo de investigación


 
 

Un objetivo de investigación (y no de otra cosa) es una sentencia que indica lo que se pretede conseguir en una investigación. Se trata de una frase que informa sobre el para qué se hace la investigación. El significado de los objetivos quedan afectados o determinados por el hecho de que las investigaciones científicas aumentan el corpus de conocimiento de la propia Ciencia. Por tanto, todo objetivo de investigación, en mayor o menor medida, quedará redactado de tal forma que supone incrementar el conocimiento sobre el tema investigado. Esto es importante porque de esa forma, el objetivo de investigación se diferencia de otros objetivos como por ejemplo, los objetivos de intervención(e.g. utilizar un determinado software, o estudiar el temario de una asignatura) objetivos personales (e.g., hacer más deporte, escribir un libro, o comer mejor) etc.

Existe una relación ambigua entre el problema de investigación y el objetivo de investigación. Así, numerosos manuales indican que el primer paso en el proceso de investigación es detallar el problema de investigación (entendida como una pregunta de investigación) y posteriormente el objetivo. También existen autores que lo exponen al contrario: tener claro el objetivo y establecer el problema de investigación. Esta ambiguedad se debe al hecho de que cualquier problema de investigación tiene asociado un objetivo y al contrario. Por ejemplo:

  • Objetivo: conocer la actitud del alumnado hacia la política internacional.
  • Problema: ¿cuál es la actitud del alumnado hacia la política internacional?

Que podría expresarse en orden inverso, sin que afectase al significado de la propuesta:

  • Problema: ¿cuál es la actitud del alumnado hacia la política internacional?
  • Objetivo: conocer la actitud del alumnado hacia la política internacional.

En cualquier caso, y desde un punto de vista práctico, se puede comprobar que en los artículos de investigación (especialmente si siguen la normativa APA) siempre se redacta el objetivo de investigación. Por el contrario, no siempre se redactan los problemas de investigación. Esto se debe en gran medida a que el objetivo es un elemento básico de la investigación, porque indica qué se pretende conseguir, y realizar una pregunta con el sentido de problema, no siempre es útil. Por ejemplo:

  • Objetivo: describir sociodemográficamente al alumnado de primaria de Chile.
  • Problema: ¿Cómo es sociodemográficamente el alumnado de primaria de Chile?

En este ejemplo, la pregunta no sólo es gramaticalmente compleja, sino que no aporta nada nuevo que no haya aportado la redacción del objetivo (excepto algo de confusión gramatical). Además, una vez planteado el objetivo, el problema de investigación es de perogrullo.

Los objetivos de investigación siempre se redactan, mientras que la pregunta asociada a los mismos (llamada problema de investigación en muchos manuales) puede obviarse en ciertas condiciones.

En la redacción de los objetivos se deben incluir las variables que serán de interés para la investigación, así como la relación entre ellas. Además, cuando se redactan los objetivos de investigación, casi siempre se comienzan con un verbo en infinitivo. Algunos ejemplos de verbos habituales en los objetivos, son los siguientes: analizar, comparar, comprobar, contrastar, describir, explorar, estimar, evaluar, explicar, examinar, formular, identificar, sistematizar, sistematizar, validar, verificar, etc.

Ejemplos reales de objetivos:
En este trabajo se ha tratado de valorar el nivel de actitud del alumnado de secundaria hacia el medio ambiente.
El objetivo de este documento es analizar la producción de artículos científicos sobre “Big Data” en Educación desde 2013 hasta 2018, además de identificar las palabras clave más frecuentes en esos artículos.

De forma muy general, todas estos verbos pueden clasificarse en dos tipos de objetivos:

  • Objetivos exploratorios: tratan de describir un fenómeno (e.g. cuando se examina).
  • Objetivos comparativos: indican que se pretende comparar dos o más realidades (e.g. cuando se contrasta).
  • Objetivos analíticos: que se centran en explicar o predecir un fenómeno (e.g. cuando se estima).
  • Objetivos evaluativos: donde se pretende valorar una situación o confimar un cambio (e.g. cuando se evalua).

Además de lo dicho anteriormente, es frecuente que en una investigación se redacte un objetivo principal o general, y varios objetivos específicos:

  • Los objetivos generales son aquellos donde se exponen la finalidad más importante del estudio. Suele ser también un objetivo que hace referencia a varios aspectos del estudio.
  • Los objetivos específicos se utilizan para desglosar distintos aspectos derivados del objetivo general. Facilitan la operativización del objetivo.

Ejemplo de objetivo general y objetivos específicos:

  • Objetivo general: analizar el impacto de la invasión rusa en Ucrania.
  • Objetivos específicos:
    • Estimar el número de pérdidas humanas.
    • Registrar los cambios experimentados en la Bolsa.
    • Comparar los discursos de los dirigentes políticos.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *